Nuestras razones en contra de la privatización

Para analizar el caso de la privatización y compartir dicha información con la ciudadanía, la PCPCYII elaboró una guía extensa en la que se incluyen todos los aspectos a tener en cuenta en la privatización del Canal de Isabel II, de donde se extraen las razones que nos llevan a estar en contra de esta privatización:

    • No existe ningún argumento real, ni económico, ni técnico, ni social, que justifique la privatización del Canal.
    • Porque a los ciudadanos madrileños se nos va a despojar de un patrimonio inmenso acumulado a lo largo de mas de 160 años. El suelo y los inmuebles que el Canal tiene en las zonas urbanas, en lugar de ser empleado en jardines y zonas de ocio y en centros culturales o sociales, van a ser expoliados para engrosar los dividendos de los accionistas privados.
    • Porque el proceso adolece de un déficit democrático al no haber podido los ciudadanos manifestar su opinión sobre la privatización y sobre las decisiones adoptadas por el Gobierno de la Comunidad Autónoma. El resultado de las elecciones no valida una decisión de este calibre, máxime cuando ningún partido ha incluido en su programa electoral la privatización del Canal de Isabel II, ni en éstas ni en las anteriores elecciones autonómicas. En estas elecciones el PP, con la colaboración de muchos medios de comunicación, ha preferido no entrar a discutir este tema, sabedor de que dar publicidad a este debate podría volvérsele en contra.
    • Además hay que destacar el oscurantismo con que se está desarrollando el proceso de privatización del Canal, el que se está dando una nula información tanto a nivel institucional (en el seno de la asamblea), como en el mismo Consejo de Administración (donde nunca se ha discutido este tema), ni por supuesto a los ciudadanos de la Comunidad de Madrid.
    • El mercado es ineficiente en la gestión del ciclo integral del agua, que debe planificar la escasez y garantizar la universalidad, jerarquizar los usos y tener en cuenta el medio ambiente. Las empresas públicas gestionan mejor el servicio del agua, como lo ha demostrado el Canal desde hace muchos años, plantificando las necesidades, gestionando los recursos, promoviendo el ahorro y dando un servicio de calidad.
    • Las experiencias pasadas indican que las privatizaciones llevan consigo, en general, el empeoramiento del servicio, la subida de las tarifas, la disminución de la calidad de las plantillas y el empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores. Esto es así porque el fin fundamental del accionariado privado es maximizar los beneficios y no mejorar el servicio. Además, dejará de ser prioritario reinvertir los beneficios en para mejorar el servicio, a favor de un mayor reparto de dividendos.
    • Hoy existe una gran presión social a nivel mundial que ha obligado en muchos casos a la remunicipalización de los servicios del agua o a la prohibición legal de su privatización. Los problemas derivados de las privatizaciones (incumplimiento de contrato, subidas de tarifas abusivas, gestión opaca, beneficios ilícitos, etc.) han llevado tras procesos de lucha a la remunicipalización de muchos servicios (París, Buenos Aires, Grenoble, Rouen, Atlanta, etc.). En países como Holanda y Uruguay, la privatización de los servicio del agua está prohibida por Ley y en Bolivia y Ecuador está prohibida en sus propias Constituciones. En Italia los ciudadanos rechazaron a través de un referéndum vinculante, la privatización de los servicios del agua.
    • Conviene hacer hincapié en el caso de París, por su similitud con la privatización del Canal de Isabel II. Después de 25 años de funcionamiento conflictivo de la empresa mixta (SEM) que se creó en 1985, el Ayuntamiento de París no tuvo mas remedio que remunicipalizar el servicio al finalizar la concesión en 2010. Se constituyó Eau de París 100% pública, que tras un año de funcionamiento a conseguido unos excedentes de 35 millones de euros y a podido bajar la tarifa en un 8%.
    • Casos como el de París, Roma, Berlín y el de algunas ciudades españolas como Murcia, han demostrado que en las empresas mixtas, la administración, a pesar de tener el 51% de las acciones, no mantiene el control de la empresa.
Además de este informe exhaustivo realizado por la Plataforma que desmonta todo el argumentario de la privatización, Ecologistas en Acción realizó su propia evaluación advirtiendo de las consecuencias sociales y ambientales que esta privatización podía acarrear.
También, el Grupo de Trabajo del 15-M participa en la campaña ‘Desmontando Mentiras’ para desmontar estas y otras mentiras que los promotores de la privatización van sembrando en la prensa.